Cuando llega un recién nacido depende exclusivamente de nuestros cuidados. En los primeros meses del bebé es más difícil entender qué es lo que le afecta o necesita, pero poco a poco lo vamos conociendo y cada vez nos resulta más fácil atenderlo y cuidarlo.

1- Cambio de pañales: Probablemente, antes de volver a casa ya tenga decidido si usará pañales desechables o de tela. Sin importar cuál use, su pequeño ensuciará los pañales unas 10 veces al día, o aproximadamente 70 veces por semana.

Antes de cambiarle el pañal al bebé, asegúrese de tener todo lo que necesita a su alcance. De esta manera, no tendrá que dejar al bebé sin atención sobre el cambiador. Necesitará lo siguiente:

  • un pañal limpio
  • sujetadores (si usa pañales de tela)
  • ungüento para la zona del pañal
  • toallitas de bebé (o un recipiente con agua caliente y un paño o copos de algodón).

2- Envolverlo en una manta para darle tranquilidad, es la base del método del pediatra Harvey Karp, quien también propone movimientos rítmicos que recuerden al bebé su vida dentro del vientre de la mamá. Ejemplo: costar al bebé de lado o boca bajo. (no para dormir, simplemente para calmarlo).

3- Alimentación: Hay que recordar que los bebés no tienen horarios fijos para alimentarse por lo que la leche materna que se digiere muy rápidamente- y está hecha especialmente para los bebés, puede ser solicitada por el niño varias veces durante el día, y esto es completamente normal.

4- El ambiente es importante:  Mantén un ambiente ventilado en la casa. Esto incluye regular la temperatura evitando el calor excesivo. También debes mantener los espacios limpios ya que el polvo y humo pueden afectar la salud de tu bebé. Asimismo, es aconsejable evitar los ruidos que puedan alterar al bebé.

Los bebés son más sensibles a la luz, por eso evita las fotografías con flash. También debes evitar el uso constante de móviles o aparatos eléctrónicos en su presencia.

5- El llanto: Revisa si tiene hambre, si debes cambiar el pañal, si tiene sueño, frío o calor. Verás que poco a poco lo conocerás y aprenderás a detectar sus necesidades y satisfacerlas.

6- La temperatura: Aunque los bebés tienen la misma temperatura corporal que los adultos, los pequeños son más sensibles. Al inicio es un poco difícil saber si tiene frío o calor.

Puedes comprobar esto al tocar las manos o pies del bebé. Si sus manos o pies están frías necesitas abrigarlo. Sin embargo, es recomendable no abrigarlo en exceso. En estas ocasiones es muy útil hacerle caso al sentido común o, en dado caso, al pediatra.

6- La ropa del bebé: Es recomendable utilizar prendas hechas totalmente de algodón evitando las telas con fibras sintéticas. Para su lavado, opta por jabón especial o neutro y enjuaga muy bien para retirar todos los restos del mismo. De preferencia, lava la ropa del bebé por separado.

Conclusiones: Como puedes ver, los cuidados en los primeros meses del bebé son muy particulares. De hecho, no se abarcaron todos los puntos en este artículo de manera detallada. No obstante, la limpieza es esencial, tanto en la madre como en el pequeño. De esta manera evitaremos  que el bebé se enferme o su piel se irrite.

Write a Comment